HECHICERO DEL TABLERO

Aquella mañana, Büttner, maestro de primaria en Brunswick, deseó tomar algo de tiempo y propuso a sus alumnos sumar todos los números del 1 al 100; es decir 1+2+3…98+99+100. No bien el maestro terminó de expresar la idea y los niños empezaron a realizar las sumas cuando Carl Friedrich Gausslevantó la mano y entregó la respuesta escrita en una pizarra.

Sorprendido, el maestro preguntó cómo lo había resuelto. Y Gauss, de nueve años, dijo que entre el uno y el cien hay 50 parejas de 101; es decir, 1+100, 2+99, 3+98… y sólo multiplicó 50x101= 5,050.

Fue uno de los primeros rasgos de genialidad de GaussEl príncipe de las matemáticas.

En Londres, el matemático Godfrey Harold Hardy llegó al hospital a visitar a su amigo indio Ramanujan, ambos obsesionados con los números. “Tomé el taxi 1729, pero no hallé nada de singular”.

Ramanujan respondió: es un número extraordinario. Es el número natural más pequeño que se puede expresar con la suma de dos números elevados al cubo 12 + 1 y 10 + 9. Es decir 12x12x12 + 1x1x1=1729 y 10x10x10 + 9x9x9= 1729.

Aquel Jueves Santo del 12 de abril de 1770, durante el Oficio de Tinieblas en la Capilla Sixtina, en Roma, Wolfgang Amadeus Mozart, de 14 años, quedó impresionado al escuchar el Miserere de Gregorio Allegri. Su memoria grabó con fidelidad la obra y la trasladó al pentagrama.

Bajo pena de excomunión estaba prohibido reproducir el Miserere. Al día siguiente, al regresar para hacer algunos ajustes, fue descubierto y llevado ante el Papa Clemente XIV. Éste no lo castigó sino que premió su talento otorgándole La Órden de la Espuela de Oro.

La inteligencia de los genios se plasma con precocidad en los campos de la matemática, la música y el ajedrez. En el milenario juego de los 64 escaques, el cubano José Raúl Capablanca, a la edad de cuatro años, sin que nadie le enseñara a mover las piezas —aprendió rápido viendo jugar—, le ganó una partida a su papá.

Sammy Reshevsky, nacido en Ozerkov, Polonia, a los ocho años de edad deslumbraba al jugar y vencer adultos en Europa y Estados Unidos. Algo verdaderamente impresionante es que un hombre como Koltanowsky haya podido jugar 56 partidas simultáneas, de memoria, sin ver los tableros, dictando, una por una, las jugadas. Inteligencia superior capaz de retener la posición y mudanza de 1,729 piezas en 3,584 casillas y visualizar, además, las combinaciones.

Los avances tecnológicos, la creación de módulos de cálculo capaces de procesar millones de movimientos en un segundo han colocado al juego en la cresta de la ola del progreso y modernidad. La abundante información y cambios en la metodología de la enseñanza y en el entrenamiento le han dado un empuje acelerado. Asombra el florecimiento, en los últimos 30 años, de niños con rasgos geniales, en Europa, India, Estados Unidos.

El título de gran maestro creado y concedido por Nicolás II en 1914 en San Petersburgo y concedido a LáskerCapablancaAlekhineMarshall y Tarrasch hoy lo alcanzan niños adolescentes, con talento, de 12 a 14 años: KarjakinCarlsenSeviánYi Wei.

Este último, a los 18 años, saltó, ayer, los 2,750 puntos Elo. Carlsen lo hizo a los 17 años con cinco meses. Yi Wei produjo una sorprendente partida ante Yangyi Yu —el lector puede verla en la sección de ajedrez que se publica diariamente en Expresiones de Excélsior—, en la que consolida y reconfirma un singular talento orientado a la corona mundial.

Partidas ante BruzónLiren DingYu, lo proyectan como un hechicero del tablero.

FUENTE

VISITAS

24384638
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
1903
3567
18033
17336116
85712
140926
24384638

Your IP: 54.166.188.64
Server Time: 2017-11-24 12:12:10
top